EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS

martes, 14 de octubre de 2008
Bruno (Asa Butterfield) es un niño que reside en el Berlín de 1942. Sólo preocupado por jugar con sus amigos y mantenerse alejado de su hermana mayor Gretel, recibe con enfado la noticia de que su padre (David Thewlis) ha sido nombrado comandante y que deben cambiar de residencia.
Lo que el niño no sabe es que su nuevo destino es una casa junto al campo de concentración de Auschwitz y que su padre va a dirigir el mismo. Pronto descubrirá, a través de la ventana de su habitación, lo que en un principio cree que es una granja y a unos hombres desaliñados ataviados con un “pijama”.


Hace tres días, abrí con gran ilusión, y por insistententes y agradecidos comentarios, la tan aclamada-"actual"-"novela" "EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS".




Tras 5 horas de lectura, del tirón, ya que se lee con una agilidad tremenda por lo sencillo de su lenguaje, y porque las letras casi saltan a la cara de lo grandes que son, además de que se dejan las páginas pares en blanco cuando se cambia de capítulo, hay 20, nada menos , y apenas se rebasan las 200 páginas (217, concretamente, los de la editorial 'Salamandra' -imagino que no hay otra-) me quiero arriesgar a comprometerme de una manera u otra, a daros mi opinión con todo lo que ello ignifica... jatetu...


EL LIBRO:


¡Vivan las estrategias comerciales! ¡He caído en la trampa!!!! me sedujeron esas reseñas "especializadas", como periódicos o algunas revistas...(también mi hermana). Me intrigó el curioso resumen de la contraportada (que consistía en un no-resumen del libro, invitándome a descubrir su "magia" por mi mismo). Mira que "La Riveiro" siempre me ha dicho: "No leas eso!!""


El Niño Con el Pijama de Rayas se queda en una estratagema comercial que pone como pretexto la belleza y la sensibilidad de descubrir una de las peores etapas de la historia de la humanidad (EL HOLOCAUSTO NAZI) a través de la inocencia de un niño, pero que en realidad esconde un conjunto de elementos recurrentes, y una temática argumental vista muchas veces (muchísimas).


Todo ello lo convierte en una novela bastante infantil (yo casi la recomendaría para la colección de 'El Barco de Vapor' o similares, no por ello peores).


Lo firma el autor John Boyne.


Lo que no me gusta, es la idea que encabeza la opinión, el hecho de que nos estén contando una vez más el mismo "rollo" (no por aburrido, sino por recurrente) de siempre, y no precisamente de la mejor manera. Que pena que no haya habido presupuesto para que la versión cinematográfica (vaya tela...la he visto hoy...) la dirigiera Roman Polanski...ése si sabe de judíos polacos...y de holocaustos nazis...y de cine....del bueno...


Me ha jodio mucho que en el libro no se profundice mucho más en un aspecto tan fundamental, en un relato que conforma el relato en sí mismo: los personajes.

Aquí se quedan en meros esbozos, muy poco trazados....nos quedamos con muchas ganas de saber cosas de la madre del protagonista, o de los sirvientes, que tanto tienen que decir y tanto callan. Y nos hartamos de leer..." mis 3 mejores amigos para toda la vida..." "que no puede entrar al despacho de su padre bajo ningún concepto y sin excepciones", "las tiendas de frutas y verduras de Berlín..." y "mi hermana tonta de remate..." que por cierto, no se nombra en la película...


Por desgracia, ni siquiera el protagonista tiene mucha originalidad. Es un buen niño, honesto, que a veces se mete en líos, que se lleva mal con su repipi hermana... y poco más.


Otra faena enorme, es que el argumento se desarrolla relatándonos muchos acontecimientos, pero sin profundizar en ninguno, no pasa nada...!! y vas por la mitad del libro y dices....ahh....ahora empieza. La acción se agiliza, pero no podemos deleitarnos, y lo que es peor, emocionarnos, con lo que va ocurriendo, hasta llegar al desenlace final.


Es todo demasiado simple, y me parece triste que apenas haya podido aflorar un poco mi vena sensible (ira que es grande) con este libro, que se supone debe hacernos estremecer, o llorar incluso.

Tapa blandita, tamaño manejable, precio asequible.

La peli: pierde toda esencia ( es de bajo presupuesto). Pierde la esencia de la visión de Bruno:......¿dónde está “El Furia”? Como yo...no aperece en la peli...

2 comentarios:

alicia dijo...

Vaya... yo tenía espectativas, pero visto lo visto... Si eso ya me esperaré a ver la peli un domingo que no tenga nada mejor que hacer...
Gracias por el consejo. Así no caeremos en la trama y trampa comercial que han montado entorno a esta historia.
Besotes!

Ana Maria dijo...

Valla repasito que me has pegao hermano!!Bueno, que le vamos a hacé, a mí sí ma gustao el libro y espero que la peli también.Yo soy de lectura fácil, mas que na porque leo bastante poco,quizás es por eso pero...que coño!me ha gustao y punto!!!